7/11/11

...te quiero con todas esas imperfecciones que te hacen perfecta...

Cuentan que hubo un hombre que permaneció soltero toda su vida porque estaba buscando a la mujer perfecta.
Cuando tenía 70 años, alguien le preguntó:
-Llevas mucho tiempo viajando; has estado buscando desde Nueva York a Katmandú, de Katmandú a Roma, de Roma a Londres. ¿No lograste encontrar a una mujer perfecta? ¿Ni siquiera a una?
El anciano se puso muy triste y contestó:
-Sí, en una ocasión la encontré. Una vez, hace mucho tiempo, conocí a una mujer perfecta.
La otra persona insistió:
-Entonces, ¿qué pasó? ¿Por qué no se han casado?
Con gran tristeza, el anciano respondió:
-¿Qué le vamos a hacer? Ella estaba buscando a un hombre perefcto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada